Edición Cero

El Dínamo / En los últimos años se incrementaron las demandas por abuso laboral en contra de Azeta. “Despidos injustificados” y “prácticas anti sindicales”... 52 demandas laborales marcan la historia de Azeta, la empresa donde murió el sindicalista Juan Pablo Jiménez
Imagen: Agencia Uno

Imagen: Agencia Uno

El Dínamo / En los últimos años se incrementaron las demandas por abuso laboral en contra de Azeta. “Despidos injustificados” y “prácticas anti sindicales” se cuentan entre las acusaciones. La empresa, incluso, ofrecería “asados” a los trabajadores que no se sindicalicen.

Hasta el pasado jueves 21 de febrero “Azeta” era una firma desconocida para la opinión pública. Ese día, sin embargo, el nombre de la empresa subcontratista de Chilectra salió a la palestra pues en sus dependencias de la comuna de San Joaquín fue encontrado muerto el presidente del sindicato N°1 de la empresa, Juan Pablo Jiménez.

La hipótesis preliminar de la PDI  sostenía que una “bala loca” fue la responsable de terminar con la vida del dirigente. Sus familiares, sin embargo, piden una investigación para dar con el responsable del deceso de Jiménez, quien tenía agendada para el viernes una audiencia en el centro de Justicia por las denuncias por despido injustificados interpuestas por Javier Tapia y Juan Velásquez.

Azeta  posee un largo historial de denuncias. Los primeros registros de acciones judiciales,  que constan en los tribunales labores,  datan del año 1993. Se cuentan 10 demandas de distintas AFP por el no pago de cotizaciones. En otro acápite están las demandas por “abuso laboral”, que se incrementan en los últimos años, pasando de 36  a 52 demandas. Las denuncias más recurrentes son por “despidos injustificados” y “prácticas anti sindicales”.

Una de las acusaciones más polémicas fue presentada por los tres sindicatos de la empresa el pasado 16 de marzo, que demandaron a Azeta por prácticas anti sindicales. Según los trabajadores, los beneficios de la negociación colectiva del año 2008 se le entregaron a todos, sindicalizados y no sindicalizados, no aplicándose el descuento del 75% de la cuota sindical a éstos últimos, lo que está sancionado por el Código del Trabajo.

En la oportunidad los sindicatos realizaron otras acusaciones en contra de la empresa.  “En forma sistemática ha incurrido en conductas no adecuadas respecto de los trabajadores de la misma, y especialmente en contra de los sindicatos existentes en ésta; así, se ha negado en forma sistemática a recibir a los representantes de los sindicatos, descalificando sus capacidades frente a los demás trabajadores e incentivándolos a evitar la afiliación o derechamente desafiliarse de los sindicatos existentes”, acusaron los trabajadores en la demanda.

Finalmente, el Juzgado de Letras del Trabajo de San Miguel logró un avenimiento entre las partes, donde la empresa se comprometió a pagar $7.250.000 a los sindicatos, y construirles una sede donde pudieran funcionar cómodamente. El dinero se canceló, pero la construcción de la sede sigue pendiente, acusa la asesora laboral Margarita Peña.

Otras denuncias

El 28 de agosto del año 2009 la Inspección Comunal del Trabajo de Santiago Nor Oriente demandó a Azeta por “prácticas anti sindicales”. En este caso, se acusaba persecución en contra de Evaldo Campos, presidente del sindicato N°2 de la empresa.

“Después de volver de mi licencia, me presento a hablar con la Sra. Claudia Bello, jefa de recursos humanos, a quien le consulto acerca de mi lugar de trabajo, ella me contesta que debo ir a hablar con don Cristian Contreras, que es mi supervisor directo. Me contesta que no me va a entregar mi puesto de trabajo porque yo paso en reuniones, se refería a las reuniones sindicales, y luego me dice que vaya a hablar con don Enrique Leddy, él me dice a su vez, de forma ´prepotente, me dice “que no me va entregar mi puesto de trabajo por ser dirigente y que haga lo que quiera”, asegura Campos en la denuncia respectiva.

En la misma demanda a la empresa la acusan de despedir trabajadores sindicalizados, de pagar un bono a los que no participaban de las movilizaciones, incluso de ofrecerles un “asado” a quienes no se afiliaron al sindicato.

Los descargos los realiza Jorge Negrete, en representación de la empresa: “No es efectivo el que nosotros pagáramos un bono para que no se ingresara al sindicato (…) Lo que nosotros dimos fue una vez terminado el periodo de huelga fue un bono para las personas que quedaron trabajando y tuvieron que hacer doble turno. Ese bono era variable pero dentro de los 50 mil pesos”.

Accidentes laborales

En 27 de octubre de 2011,  Luis Ramínez,  quien se desempeñó desde  1995 a 2011 como maestro liniero en la empresa, presentó otra demanda contra Azeta por el accidente laboral que sufrió el julio de ese año, cuando un combo le reventó el dedo índice. Acusó a la firma de no contar con medidas de seguridad apropiadas y negarle  atención médica adecuada.

“Pese a tener una larga y destacada trayectoria en la empresa, no se tuvo ninguna consideración a mi estado de Salud, sino muy por el contrario se me expuso a un riesgo innecesario, provocando en definitiva un agravamiento de la lesión que sufrí en el desempeño de mis labores”, acusa en su demanda por “violación de derechos fundamentales” .

En la Justicia se logró un avenimiento con Ramírez después de que Azeta ofreció pagarle $5.750.000.

También en julio de 2011, el operario Miguel Pérez inició otra controversia legal con la empresa luego de sufrir una caída de cinco metros al intentar mover unos carretes de alta tensión en la faena  de Incahuasi, en la Región de Atacama. El traspié dejó a Pérez con fractura de pelvis, poli contusiones en cadera, muñeca y rodillas y pérdida del conocimiento.

En su demanda acusa: “Se me obligó a trabajar en un procedimiento completamente rudimentario e improvisado, pues no contábamos con la maquinaria o ayudas mecánicas adecuadas para realizar las labores encomendadas, ya que los carretes debían ser izados por un camión grua, debiendo improvisar un sistema para izarlos; debí subir a una altura de 5 metros, sin contar con todos los elementos de protección personal para trabajar en alturas”. Miguel Pérez llegó a un avenimiento con Azeta, cuando la empresa le pagó $8.053.519.

Inspeccionados.

El 10 de junio del año 2008, inspectores de la Seremi de Salud Metropolitana se apersonaron en la casa central de Azeta, ubicada en Isabel Riquelme 530 comuna de San Joaquín, para inspeccionar sus dependencias, luego que el trabajador Daniel Aliaga sufriera quemaduras producto de una explosión del medidor con el que trabajaba.

Los fiscalizadores detectaron numerosas infracciones.

1- No había uso de todos los elementos de protección.

2- El trabajador no estaba capacitado para las labores que realizaba.

3- No había  instrucciones al inicio de la jornada.

4- Faltaba supervisión de los trabajos que se estaban realizando.

5- No existía registro  interno.

En su defensa  la empresa, representada por Verónica Negrete,  argumentó que el trabajador no quería utilizar el equipo de protección, y que las labores que se estaban realizando no requerían de instrucción previa. La Seremi no encontró suficientes las respuestas entregadas y multó a Azeta por 50 UTM.

¿Quiénes están detras de Azeta?

La empresa Azeta fue fundada el 23 de agosto del año 2000 bajo la sociedad de responsabilidad limitada“Ingeniería y Servicios Azeta”, integrada por los hermanos Francisco José Negrete Aguirre, Verónica Andrea Negrete Ramírez, María Francisca Negrete Ramírez y Jorge Andrés Negrete Ramírez. Además de Marta Elena Ramírez González.

“Queremos ser la mejor empresa del país en la realización de servicios para empresas de utilidad pública y servicios relacionados; reconocida y valorada por nuestros clientes, trabajadores, socios y la comunidad”, declara Azeta en su página web, bajo la pregunta ¿Qué queremos ser?.

La firma utiliza distintos RUT en su funcionamiento. Estas son las sociedades que la sustentan:

Ingeniería Eléctrica Azeta Ltda., constituida actualmente por los socios Inversiones Azeta S.A., e Inversiones San Nicolás S.A., conforme rola a fs. 44257 N° 32708 del Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces de Santiago, del año 2011.

Ingeniería y Servicios Azeta Ltda., constituida actualmente por los socios Inversiones FNA Ltda., Inversiones MRG Ltda., Inversiones Torre Manzanal Ltda., Inversiones De Ambrosio Ltda., Inversiones Campo de Alange Ltda., conforme rola a fs. 39657 N° 27440 del Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces de Santiago, del año 2010.

Construcciones Eléctricas y Civiles Azeta Ltda., constituida actualmente por los socios Inversiones Azeta S.A., e Inversiones San Nicolás S.A., conforme rola a fs. 44206 N° 32657 del Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces de Santiago, del año 2011.

Empresa de Transportes San Nicolás Ltda., constituida actualmente por los socios Inversiones Azeta S.A., e Inversiones San Nicolás S.A., conforme rola a fs. 44223 N° 32677 del Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces de Santiago, del año 2011.

La defensa de la empresa

En respuesta a este medio, la sub gerenta de Recursos humanos, María Cristina Leal, responde que  ”no hay juicios pendientes con el sindicato que era dirigido con Juan Pablo Jiménez”.

Según Leal, la empresa no ha sido condenada por prácticas anti sindicales. “Lo relevante, es el listado de empresas condenadas por prácticas anti sindicales, y ahí nosotros no estamos.  En el último tiempo, y en particular en el momento en que ocurrió esta terrible desgracia (la muerte de Jiménez) no tenemos ningún reclamo, ni juicio ni nada pendiente con el sindicato N° 1. No te voy a responder sobre las demandas (anteriores), porque eso no tiene nada que ver con lo que estamos conversando”, contestó.