Edición Cero

Cambio21 /Por Teresa Frías K.- Ni la desmitificación de que el mundo no se acabó el 21 de diciembre frenó a turistas de todo el... Lo que dejó la mentira del fin del Mundo: Culpan medios de comunicación por difundir “falsas informaciones”

Cambio21 /Por Teresa Frías K.- Ni la desmitificación de que el mundo no se acabó el 21 de diciembre frenó a turistas de todo el mundo para acudir a ceremoniales milenarios ni mucho menos a negociantes que vieron en esta fecha la oportunidad de lucrarse a costas de las teorías del día del juicio final, supuestamente vaticinado por los mayas.

Y pasó el esperado -y para otros temido- 21/12/2012. Una fecha que, según algunas teorías sensacionalistas, traería el fin del mundo, el inicio de días de oscuridad, el cambio magnético de los polos y una violenta lluvia de meteoritos.

Quienes primero podrían haber confirmado si algo anormal sucedía eran países como Australia y Nueva Zelanda, donde el 21 de diciembre comenzó varias horas antes que en Chile. En esas lejanas latitudes… nada apocalíptico sucedió.

De hecho en nuestro país, las redes sociales Twitter y Facebook no hicieron más que burlarse del falso fin del mundo. Con hashtag como #ahoraquenoseacaboelmundo, #FCabecerainDelMundo o #falsofindelmundo los cibernautas daban cuenta de la poca credibilidad de los chilenos frente a estos temas. Además el opinólogo Juan Andrés Salfate una vez más fue parte de las críticas con su ya conocido apodo “Falsate”.

Aunque tampoco quedaron fuera de la crítica los programas de televisión que durante varias semanas hablaron sobre el supuesto fenómeno que acabaría con la humanidad. Incluso algunos al momento en que se acercaba la fatídica fecha comenzaron a cambiar de teorías y ya al final solo del “cambio espiritual”.

Salfate y sus falsas predicciones

Pero sin duda uno de los que recibió más dardos en las redes sociales fue el opinólogo y otrora comentarista de cine, Andrés Salfate quien fuera uno de los primeros en hacer creer el supuesto acabo de mundo.

El panelista del programa “Así Somos” de La Red incluso llegó a hablar de la invasión extraterrestre que supuestamente se produciría el 21 de diciembre.

Pero los matinales tampoco se quedaron atrás. De hecho todos los canales nacionales, al menos les dieron una hora de su programa a síquicos, especialistas, astrónomos y cuanto hablador hubiera para que explicaran el calendario Maya y las teorías que había detrás. Incluso llegaron a mostrar equipos de “sobrevivencia”, que existen pero que se ocupan para otras situaciones, como escalamiento de montañas o viajes por lugares poco habitados.

La falsedad que asustó

Según el sociólogo y académico de la Universidad San Sebastián, Carlos Livacic, algunos medios de comunicación, sobre todo la televisión, ha sido constantes en exhibir esta información, influyendo en el actuar de los chilenos.

“El 83% de las personas se informa a través de la televisión, es decir claramente la formación de ideas surgen de ahí”, puntualizó a Cambio21.

Además, el profesional aseguró “antes había cierta institucionalidad que era la Iglesia Católica determinante en estos procesos sociales pero eso ahora ha cambiado”.

Por último el especialista manifestó que actualmente “hay individuos atomizados, sin aprendizajes colectivos muy suceptibles a este tipo de informaciones”.

El psicólogo clínico y presidente de la Asociación Escéptica de Chile (AECH), Crystián Sánchez, aseguró a Cambio21 que “para mí todas estas personas son parte del plan del columpio, es decir no tienen ningún respaldo en ningunas de las afirmaciones que hacen. El tema es ¿por qué pasa esto?”.

Esta asociación, que agrupa a distintas personas, comenzó hace dos años y se dedica a procesar un pensamiento crítico, la duda razonable sobre cualquier afirmación que se realiza en los medios de comunicación y que constituye a juicio de ellos una falta a la verdad.

Considera que detrás de toda esta contingencia misteriosa que hubo existe, sin duda, un interés comercial. “son evidentemente comerciales, que busca el rating a toda costa. Por lo mismo, mostrar este tipo de sensacionalismo o estas cosas de corte misterioso hace bastante tiempo ha sido un negocio muy rentable, sobre todo en la televisión”, afirmó.

En esa línea, Sánchez agregó que “claramente el tema de los últimos meses fue el del fin del mundo. Sin embargo, lo que algunos no alcanzaron a captar es que estas historias son bastante antiguas, desde la época del milenarismo (cuando se cumplieron los primeros mil años de la Tierra) es cuando se empieza a mostrar por primera vez el fin de los tiempos. Todo esto generó un efecto negativo en la población, emociones encontradas como preocupación o angustia”.

Finalmente, dijo que “más que sicosis, la gente andaba angustiada, porque no todas las personas tenemos la capacidad de ejercer el pensamiento crítico, probablemente las personas que tengan mayor debilidad podrán gestar síndromes patológicos críticos”.