Edición Cero

Guillermo Jorquera Morales, ex  Director del TIUN – TENOR Para nadie es un misterio que el Festival Internacional de Teatro y Danza FINDATZ, que se realiza... FINDATZ… ¿Patrimonio en peligro?

Guillermo Jorquera Morales, ex  Director del TIUN – TENOR


Para nadie es un misterio que el Festival Internacional de Teatro y Danza FINDATZ, que se realiza en Iquique ya por seis años, tiene sus méritos gracias al impulso motor que le entrega Abraham Sanhueza, su creador. Como todo evento de esta naturaleza, ha tenido y tiene las dificultades que nacen del financiamiento y del tener un equipo de producción cohesionado y trabajando sólo por el bien de la producción. Ambas dificultades Abraham ha sabido sortearlas con éxito.

No ha sido gratuito para él mutar de Director y Dramaturgo a Gestor Cultural impetuoso e incansable para golpear puertas y ventanas, no para pedir, sino para plantear sus proyectos, y como sabe que ese camino tiene una larga trayectoria, antes que termine el evento del año, ya está trabajando para el próximo, sin descanso.

No hay que olvidarse que en Iquique hay otros festivales de Teatro y Danza que trabajan de la misma forma para darle a la región una identidad cultural inmaterial valiosa.

El “UPA AL TEATRO”, nació con la fuerza de todas las Compañías locales, pero poco a poco fue perdiendo su impulso asociativo, para finalmente quedar en manos de Sonia Castillo y Luisa Jorquera, dos mujeres de teatro que también cambiaron su hacer artístico, para entrar en este campo de lucha y esfuerzos para mantener vigente el evento, por lo menos hasta la versión 2012.

El “Festival de Teatro y Danza en Pequeño Formato”, que tiene como motorcito a Daniela Berríos, está inundando de arte al sector barrial de Iquique, digo esto porque su objetivo es la intervención urbana, hoy la Caleta Riquelme, mañana el Mercado o la Playa Cavancha. ¡Ojo con este festival!
Volviendo al FINDATZ, con los años, Abraham se dio cuenta que era necesario abrir las puertas a las Compañías locales, por eso estuvieron en la cartelera obras producidas por los “nuestros”; “La Pacha Teatro” con “Isabel desterrada en Isabel”, el “Viola Fénix” con “Cartas de la Pampa”, el “Wayna Wara” con “Tres versos para Amanda” y el “Kirky Waira” con “Valparaíso Profundo”; agrupaciones de Teatro y Danza que enriquecieron la internacional programación.
Lo que ofreció el FINDATZ, fue una verdadera maratón de teatro y danza durante nueve días, con sesiones de tres a cuatro horas de espectáculo, la calidad de las obras hicieron olvidar los ruidos externos, el frío y la falta de butacas para disfrutar eventos de esta longura.

A propósito del espectáculo, debo decir que sólo asistí a dos de las jornadas, en consecuencia puedo referirme sólo a las propuestas en las que estuve presente:

La compañía de Danzas “El Contrabando” de Suiza, presentó la obra “On Line” Danza Flamenca Contemporánea, atractivo montaje para ver y oír, porque la danza contemporánea trata de transmitir sentimientos emociones o ideas solo con movimientos corporales propios del siglo XXI, difícil lectura para un público que no tiene muchas oportunidades de conocer más y mejor el Arte Contemporáneo. ¡Tarea pendiente para nosotros!
“El Kirky Waira”, de Iquique nos regaló una opereta criolla, con música en vivo, a través de la danza Urbana trasladó al público hasta la noche bohemia de “Valparaíso Profundo”, instalándolo en un burdel del Puerto donde entre puñaladas, tangos, valses y cuecas bravas, desarrolló un guión muy cercano al drama cotidiano que se vive en las noches porteñas. ¡Notable!

El Teatro “Público”, de Santiago, puso en escena “La Celebración”; juego teatral, casi una comedia para niños, una clase magistral de la historia de Chile “no oficial” contada por el pueblo, no fue una burda protesta, fue un juego con mucho ingenio, mucho ritmo, muy atrevida, sin odios, sin venganza, pero con mucha verdad. Aprendimos, por ejemplo, entre risas nerviosas, como la riqueza vuela a manos de los más ricos, mientras los pobres sobreviven con ingenio, pero sólo la ven pasar. ¡Teatro, Teatro!

El Teatro “La Difunta”, de Santiago, subió a la mágica tarima de Abraham “El Teniente Bello”, el más perdido de todos, otro encuentro con el teatro creativo, con un ritmo vertiginoso cuenta la historia, los mitos, las hipótesis de sus por qué, de sus cómos, de sus dónde, con un lenguaje teatral lleno de juegos, de humor, de poesía, de creatividad y con la esperanza que aún él navegue por los cielos de nuestro país, observando como transcurren los próximos cien años. ¡Genial!

No me cabe duda que en las otras jornadas también hubo representaciones notables puesto que el público nunca dejó de asistir a este lugar dignamente improvisado como una Sala de Teatro por la producción. Lamentable sería que siguiéramos aceptando estos remedios que se ofrecen para cumplir con las necesidades de la comunidad teatral, pensar que ese espacio es “la solución” es cerrar las puertas del futuro Teatro Municipal, del Ex Cine Tarapacá o de la construcción de una nueva sala en un lugar de privilegio de la ciudad, a las Compañías de Teatro de Iquique.
¿Está en peligro el patrimonio cultural creado por el FINDATZ?, no lo creo, conociendo a su procreador y a todo su equipo de producción, que ya está trabajando para la próxima versión, conociendo el prestigio que ha alcanzado a nivel nacional e internacional, conociendo las fuentes de recursos, públicas y privadas, que existen y de la credibilidad que Abraham ha construido, creo que el FINDATZ tiene una larga vida.

También es posible que estas dificultades que existen para conseguir los recursos, para desanudar las trabas administrativas que hacen más larga la tarea, se terminen para el FINDATZ y para todos los Festivales que están trabajando para construir la identidad cultural de la región, cuando se materialice la Corporación Cultural que las autoridades Regionales, hace ya algunos años, han aceptado como un ente necesario para el desarrollo de Tarapacá.