Edición Cero

Cambio21 / Por Teresa Frías K.- En duros términos se refirió a los albergues instalados por el gobierno el sacerdote y ex vicario de la... Vicario Alfonso Baeza: “Hay un afán de verse como país modelo. De lo único que somos modelo es de la pobreza”

Cambio21 / Por Teresa Frías K.- En duros términos se refirió a los albergues instalados por el gobierno el sacerdote y ex vicario de la Pastoral Social y de la Pastoral Obrera, Monseñor Alfonso Baeza, entregando las razones por las que muchos indigentes prefieren seguir durmiendo en las veredas. En todo Chile hay 12.423 indigentes en lo que se denomina burdamente como “en situación de calle”.

Las bajas temperaturas que afectan al país este invierno sigue cobrando vidas humanas. Este jueves falleció el indigente número 14 quien fue encontrado en el sector del barrio Independencia de Santiago. Según cifras entregadas por el ministerio de Desarrollo Social, el año pasado fallecieron 52 personas a nivel nacional, mientras que en 2010 fueron 150. Todas por la misma evitable causa: el frío invernal.

Ante esto, el gobierno lanzó la campaña “Plan Calle”, iniciativa que cuenta con 37 albergues a nivel nacional y 36 rutas-calle que permiten llevarle comida y medicamentos a quienes viven en la vía pública. Por su parte instituciones como el Hogar de Cristo, lo hacen a través del sistema de hospedaje que alcanza las 2.600 camas disponibles a nivel nacional y programas diarios de ayuda.

Pese a este esfuerzo que da la posibilidad de refugiarse ante las inclemencias del frío, desde el ministerio de Desarrollo Social reconocen que muchos de los indigentes prefieren seguir en la calle y no ir a albergues. De acuerdo al catastro de calle aplicado en 2011, en nuestro país hay 12.423 indigentes y no todos acceden a este tipo de ayuda.

¿Un país desarrollado?

Esta semana las temperaturas bajaron hasta los -3,2 ºC y sabiendo que hace un año sufrimos lo mismo no existe un plan de contingencia que evite que las personas sin un hogar duerman en la calle.

Hablamos de crecimiento y de fuentes laborales, pero aún así existen indigentes que mueren de frío por falta de un techo. Ese es el razonamiento que hace moseñor Alfonso Baeza, quien cuestionó las cifras oficiales asegurando que “esta es una muestra más de la pobreza y tremenda desigualdad que existe en Chile y las condiciones de vida que pueden tener algunas personas”.

En diálogo con Cambio21 lamentó los hechos agregando que “sin duda en el país están aumentando los adultos mayores, quienes obviamente son menos resistentes al frío”

Por otro lado, el ex vicario de la Pastoral Social indicó que “a pesar que estos temas debieran conmover más, pareciera que no hay pistas de que se pretenda solucionar. Se piensa que ya no hay problemas en el país, se habla de pleno empleo y crecimiento, pero sin embargo sigue creciendo la pobreza y gente sin un techo donde cobijarse”.

“Existe un afán de ponerse como país modelo, pero de lo único que somos modelo es de la pobreza”, reflexionó Baeza, agregando que “las condiciones de albergues son tan ‘nada’ que quizás por eso algunos indigentes prefieren seguir viviendo en las puertas de un banco o de la Posta Central. Si esta situación se produce todos los años por el frío ya se debería haber previsto para que no sigan sucediendo muertes”.

¿Por qué los indigentes no abandonan la calle?

Desde el Hogar de Cristo,el director de Operaciones Sociales Andrés Millar indicó que “los indigentes de sexo masculino, se puede decir que deciden llevar esa vida debido a problemas con el alcohol o drogas y la ausencia de un apoyo en algún momento determinado de la vida”.

Debido a su experiencia, Millar se atreve señalar puntos de Santiago donde preferentemente se encuentran los indigentes: alrededores de la Vega Central, Lo Valledor y la Posta Central, son lugares donde se reúnen los habitantes de la calle.

Para Millar, estos lugares son los preferidos por varios motivos, siendo uno de ellos la “ruta de la cuchara”. Se trata de un recorrido que hacen varios instituciones de beneficiencia donde se entregan alimentos a las personas que viven en la calle.

Pese a que decenas de indigentes mueren anualmente por el frío y otros se rehúsan a recibir ayuda, Millar sostiene que “entre un 10% y un 20% de ellos logran abandonar la calle. Incluso varios pueden optar a programas para obtener su casa propia”.

Diputado Castro (PS): programa no funciona

Por su parte, el diputado Juan Luis Castro (PS) indicó a Cambio21 que “lamentablemente el programa que ha planteado el gobierno no produce efectos. En la práctica no se ha llegado a contrarestar las cifras”:

A ello, el parlamentario agregó que “si bien todos los años sufrimos por las bajas temperaturas, las que decienden bajo los cero grados, no se ha hecho nada para impedir las muertes de los indigentes”.Finalmente sobre los albergues dijo que “a las personas que viven en la calle no se les puede obligar para que vayan a estos recintos”.