Edición Cero

Evidenciando la necesidad de contar con más fiscales, valorando el rol que cumple la Fiscalía y rechazando críticas en que se les acusa de... Ni flojos ni negligentes, aclaró Fiscal Regional de Tarapacá, en cuenta pública 2011

Evidenciando la necesidad de contar con más fiscales, valorando el rol que cumple la Fiscalía y rechazando críticas en que se les acusa de “flojos y negligentes”, el Fiscal Regional de Tarapacá, Manuel Guerra, y ante su superior nacional Sabas Chahuan, dio detallada cuenta del de la gestión, los avances, desafíos y necesidades de la institución, al enterar un año más de gestión.

“Los fiscales no somos flojos ni negligentes como se ha dicho. Por el contrario, todos quienes estamos en el Ministerio Público, fiscales y funcionarios, trabajamos inspirados en una fuerte vocación de servicio público, sin que sintamos que estamos haciendo un sacrificio, y seguiremos realizando nuestras actuaciones guiados por el respeto a la ley y a la objetividad”, expresó rotundo el Fiscal, en el marco de esta cuenta pública 2011.

La autoridad regional señaló que la Fiscalía está expuesta a la crítica pública y la acepta, pero siempre que sea constructiva y con elementos de discusión objetivos, y no sobre la base de adjetivos descalificatorios que son inaceptables.

Recalcó que si bien la actuación de la Fiscalía comienza cuando ya se cometió el delito, siempre han estado llanos a aportar con su visión a las labores de prevención. Es así como en la región, la Fiscalía ha participado activamente en las diferentes comisiones de seguridad pública, entregando información relevante que puede ser usada por las policías para la prevención de los delitos.

Agregó que no se puede plantear que la cárcel es la única opción para terminar con la delincuencia, ya que en los últimos 10 años en Chile se ha duplicado la población penal, sin que hayan disminuido los delitos, lo que demuestra que hay múltiples factores sociales y económicos que inciden. “No es casualidad que la gran mayoría de los privados de libertad no haya completado su ciclo escolar básico. Tampoco es casualidad que gran parte de quienes permanecen presos presente situaciones de consumo problemático de drogas. Por ello, es necesario invertir cada vez más en la prevención social, atacando los factores que originan la comisión de delitos. Esta es la verdadera puerta giratoria”, enfatizó el fiscal.

Desafíos y dificultades

En relación a los problemas que debe enfrentar la institución, el Fiscal Regional señaló que es imperioso que Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones mejoren la calidad de su trabajo si se quieren disminuir los archivos provisionales y dar solución al conflicto penal. “Es relevante que los organismos policiales comprendan que su rol no culmina con la mera detención de quienes son partícipes de un delito, mas aún, en el momento de la detención el proceso penal recién está comenzando”, señaló la autoridad.

El fiscal señaló que si bien en la región los archivos provisionales bajaron el año pasado de un 46% a un 42% del total de términos, sigue siendo un porcentaje importante que se debe adoptar cuando no se cuentan con los antecedentes mínimos que permitan seguir adelante con la investigación y obtener un resultado positivo. Agregó que es fundamental mejorar la calidad de la información contenida en los partes policiales y que, una vez ocurrido un delito, las policías deben agotar las primeras diligencias que permitan aclarar los hechos, como empadronamiento de testigos, toma declaración víctimas, resguardo adecuado del sistio de suceso, y levantamiento de evidencias, entre otras.

El Fiscal Regional refirió como una de los principales dificultades que debe enfrentar la región, la escasa dotación de profesionales que hay el Servicio Médico Legal, que en Tarapacá no tiene un médico psiquiatra y cuenta con una sola psicóloga para realizar las pericias de credibilidad de relato, indispensables en materia de delitos sexuales. “Hacemos un llamado a las autoridades a sensibilizarse frente a este problema, ya que al no contar con dichos profesionales, se aumenta notoria y peligrosamente los espacios de impunidad, debido a la retractación de las víctimas por las demoras en las pericias”, enfatizó.

Para este año la Fiscalía podrá énfasis en la persecución penal de los delitos violentos, impulsando acciones que permitan mejorar su aclaración y bajar los índices de archivos provisionales, como el trabajo de georreferenciación junto a las policías. Destacó también la persecución inteligente para enfrentar el tráfico de drogas y los delitos “de cuello y corbata”, combatiendo fuertemente la delincuencia económica.